log in

  

Unidos para forjar nuevos horizontes

DISCURSO DE POSESIÓN DE ANÍBAL GAVIRIA CORREA A LA GOBERNACIÓN DE ANTIOQUIA

Horizontes es tal vez la obra del arte antioqueño que recoge con mayor fidelidad los rasgos característicos de nuestras gentes, historia y cultura. La esperanza de que podemos construirnos un futuro común; la familia como compromiso y encuentro de amor, y la pujanza como rasgo que construye y transforma.

Ayer, los horizontes de nuestra tierra fueron la conquista de nuevas regiones y la construcción de una economía que sustentó el desarrollo de Colombia por décadas, la agrícola fundamentada en el café, gesta común de los paisas. Hoy, el horizonte que nos devolverá la esperanza es la unidad que nos hace fuertes para ofrecer a nuestras gentes, a nuestros hijos, nuevos caminos de esperanza.

Hace dos décadas inició el primer gobierno del proyecto Antioquia Nueva, emprendido por Guillermo Gaviria Correa como el camino que nos conducía a que en el tercer milenio nos comprometiéramos y actuáramos para forjar una región más feliz, más justa, más humana y más libre, integrada a Colombia y al mundo defendiendo estos principios.

Con la guía de Guillermo, imponentemente presente en su ausencia, y por voluntad del pueblo antioqueño, en 2004 tomamos las banderas de este sueño cuyos propósitos siguen vigentes; su defensa representa el compromiso con nuestro pueblo, nuestra tierra y la herencia a nuestros descendientes. En este proceso, asumimos la Gobernación en el Paraninfo de la Universidad de Antioquia. Esa aula simboliza la esperanza colectiva en nuestra Alma Máter y el poder de la educación como primer instrumento para procurar la equidad.

Cuatro años después de terminar nuestra Gobernación, los antioqueños volvieron a confiarnos responsabilidades de servicio. El primero de enero de 2012 asumimos la Alcaldía de Medellín en la Plaza de la Libertad, símbolo de paz y de los anhelos colectivos expresados en nuestro himno.

Hoy, por voluntad ciudadana, asumimos nuevamente el más alto honor que puede recibir un hijo de esta tierra: la Gobernación del departamento. Lo hacemos aquí, en Parques del Río Medellín, espacio público en el que todos nos hacemos iguales, compartimos nuestro tiempo libre y nos unimos en el ocio creativo que forja la verdadera cultura, damos prioridad a la movilidad sostenible sobre la contaminante y reconciliamos a la ciudad con el río al que le había dado la espalda. Desde este lugar que hoy todos celebran y reconocen como transformador de las formas de habitar el valle de Aburrá continuamos el proceso que nos legaron quienes lo entregaron todo por la vida común, por un mejor destino para todos.

Avances y polarización

En estas dos décadas Antioquia y Colombia han cambiado; nosotros como ciudadanos hemos cambiado; nuestras necesidades, expectativas, sueños y temores han cambiado y las formas de manifestarlos son novedosas para todos.

Tras suscribir los acuerdos con el paramilitarismo entre los años 2003 y 2006, y con la guerrilla de las Farc en 2016, el país trabaja para dejar atrás décadas de dolorosa confrontación entre hermanos. Imperfectos, difíciles, complejos, como son, esos acuerdos se tradujeron en la desmovilización y desarme de miles de hombres que se han incorporado a la sociedad, que, en general, los acepta como parte de una nueva realidad.

Esos acuerdos cambiaron la vida pública del país.

Los avances en la superación del conflicto armado inspiran la esperanza de muchos colombianos; otros muchos, sin embargo, aún recelan de lo acordado. Desafortunadamente hemos recorrido este camino hacia uno de nuestros mayores anhelos históricos en medio de una fuerte y creciente polarización que, sin duda, debemos superar.

Posterior al acuerdo con las Farc, los colombianos hemos comenzado a visionar problemas que la crudeza del conflicto y los debates de la paz ocultaban. Hoy somos más conscientes de las frustraciones personales y colectivas: la inequidad, el desempleo, otras violencias, la contaminación, el cambio climático, el desigual desarrollo urbano y rural, entre otros. Algunas de estas preocupaciones se están manifestando en los diálogos cotidianos, muchas más aparecen en las discusiones en redes sociales y se están manifestando en las protestas callejeras. Asistimos, entonces, a nuevas dinámicas de la política, a vocerías hasta ahora desconocidas, a nuevas preguntas sobre cómo gestionar nuestro presente y el futuro común.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se descorrieron los velos del horror de la deshumanización, del arrasamiento a la dignidad de decenas de millones de personas, del dolor infringido en la geografía europea, asiática y norafricana. Del dolor, la humillación y las cenizas nacieron para la humanidad la justicia transicional y su reconocimiento de las víctimas; el Plan Marshall, ejemplo de solidaridad para reconstruir a Europa, y la ONU como el pilar de la paz, el humanismo y el diálogo de las civilizaciones diversas.

Este es también el momento para que en nuestra tierra, después de la guerra y después de la paz nos enfoquemos en construir la unidad necesaria para alcanzar el futuro común.

Quienes hoy participamos de la vida pública estamos llamados a ser la generación que promueva la unión de los diferentes, incentive el diálogo que reconozca la pluralidad de voces y propuestas surgidas desde los intereses distintos de ciudadanos de la sociedad participante que se reconocen personeros de sus iniciativas y escuchas de las otras propuestas sobre las cuales forjar acuerdos que logren reconocer el bien común como principio que trasciende los afanes particulares, legítimos pero no suficientes para convertirnos en esa sociedad soñada por el maestro Jorge Luis Borges cuando nos invitó a “inventar un juego en el que todos puedan ganar”, siguiendo el modo en que los padres aspiramos a que nuestros hijos nos trasciendan, vayan más allá de nosotros: el juego del amor, la solidaridad y la unidad.

Unidos superaremos nuestros grandes retos

La pujanza antioqueña que Guillermo Gaviria Correa reconoció como uno de los capitales alternativos que nos permitían superar obstáculos ha forjado para nuestra región y para el país estandartes de progreso: la Escuela de Minas, la Universidad de Antioquia, Empresas Públicas de Medellín, el Idea, la Fábrica de Licores de Antioquia, el Metro, los metrocables, la ciudad innovadora, Ruta N, los parques biblioteca, las UVA’s enorgullecen a Antioquia y a Colombia toda.

Este legado no se compadece, sin embargo, con nuestras realidades sociales. Antioquia ha mantenido por décadas índices de violencia iguales o superiores a los nacionales; la desigualdad y el desempleo son los mismos o peores que en el resto del país; nuestros índices de contaminación y deforestación son iguales o superiores a los nacionales.

En el presente y hacia el futuro inmediato, en Antioquia debemos colocar nuestro liderazgo y pujanza al servicio de transformar los indicadores sociales y humanos.

Corresponde al gobierno liderar los empeños de transformación de la inequidad, el desempleo, la insalubridad y la violencia, pero compete a todos los antioqueños poner de sí para desatar esa gran transformación social que hoy estamos llamados a provocar.

A través de nuestra historia algunos consideran que han aportado mucho, otros que lo suficiente, algunos más pensarán que han contribuido con lo justo. La realidad para mi es contundente: TODOS podemos dar más, todos debemos dar más.

Estos cuatro años deben ser definitivos. Invito a todos los antioqueños para que en un esfuerzo que se asemeje al de los años noventa del siglo pasado, cuando asistimos a un gran acuerdo social al que unimos voluntades políticas, privadas, sociales, académicas, ciudadanas, en torno a la causa de vencer al narcotráfico, el sicariato y la violencia que se ensañó contra esta sociedad, nos unamos todos en pos de la equidad, la vida, la transparencia y la sostenibilidad.

Unidos por la Equidad

En los últimos años, Antioquia y Colombia han hecho importantes esfuerzos para mejorar las coberturas en educación, salud y atención a la población vulnerable. Estos, sin embargo, no han sido suficientes. Además de ineficiente, es inmoral seguir postergando el combate a la desigualdad, causa subyacente de la violencia.

Antioquia necesita equilibrar las oportunidades entre la ciudad y el campo. Nos urge garantizar que la vida en la ruralidad sea una opción que permite a quien la toma disfrutar de sus derechos, acceder a los servicios básicos para tener una vida saludable y digna, y gozar de oportunidades adecuadas de educación y empleo.

Impulsaremos la Nueva Generación de Plazas de Mercado, a fin de que estas infraestructuras faciliten la comercialización de los productos de nuestros campesinos y sirvan como espacios públicos para el encuentro y el disfrute de las comunidades.

Para equilibrar la vida rural y la vida urbana necesitamos conectar en forma física y virtual a las zonas rurales y el campo.

El país hizo costumbre entregar a los departamentos y municipios la construcción y mantenimiento de las vías secundarias y terciarias. Producto de este enfoque nos enfrentamos a la desconexión física de las veredas y corregimientos de las zonas urbanas de los municipios, y de los municipios entre sí. Nos ha llegado la hora de sumar esfuerzos, capacidades, recursos y voluntades, para gestionar una verdadera revolución de la infraestructura local, que garantice a las comunidades campesinas estar conectados a sus vecinos y al desarrollo que transita por las vías secundarias y las autopistas. Con esta revolución, las Autopistas 4G serán conectores de equidad y desarrollo, integradas a la red vial departamental y a las vías municipales, para que a través suyo se impulsen nuevos emprendimientos y procesos que mejoren la vida de los antioqueños.

Hoy, la conectividad física es insuficiente. En un departamento disperso, con una geografía tan quebrada y caracterizado por la diversidad de sus habitantes y poblaciones, la conectividad virtual es un imperativo que no da espera. Impulsaremos las acciones necesarias para extender las conexiones digitales a las cabeceras municipales y corregimentales.

La educación de calidad es la primera herramienta para construir equidad.

El programa Buen Comienzo ha demostrado sus virtudes en el mejoramiento de la calidad de vida y el desempeño de la Primera Infancia. Vamos a llevarlo a las cabeceras municipales y corregimientos de nuestro departamento.

Vamos a impulsar la conexión de las escuelas rurales y urbanas del departamento a internet de alta velocidad, propuesta que en la campaña a la Gobernación enarboló el candidato Andrés Guerra y que constituye una fuente de equidad para los estudiantes del campo. A través de estas nuevas formas de conectividad vamos a darle vida a la Universidad Virtual, haciendo presencia en las regiones del departamento.

En el centro de la educación está el maestro. Para acompañar su capacitación permanente, el desarrollo de sus capacidades y estimular su creatividad, vamos a llevar Mova a las subregiones.

Los Parques Educativos son infraestructura educativa y espacio público que deben contribuir a la mejora de la calidad de la educación y a la vida en comunidad. Recuperaremos estas infraestructuras para que se consoliden en el departamento.

En los gobiernos de Antioquia Nueva y Antioquia Nueva un hogar para la Vida, dimos vida e impulso al programa Maná, para generar seguridad alimentaria en especial para nuestros niños menores de cinco años y sus madres. Al finalizar nuestros gobiernos habíamos alcanzado la meta de llevar a cero la muerte de niños menores de cinco años asociada a desnutrición. El más reciente informe sobre seguridad alimentaria de los antioqueños es sumamente insatisfactorio, pues reconoce la prevalencia de familias con impactos por desnutrición o inadecuada alimentación. Una sociedad equitativa, una sociedad de progreso, no puede permitirse la muerte de ninguna persona por causas asociadas a la mala nutrición. Nos comprometemos con el fortalecimiento de Maná y con la erradicación de la muerte por desnutrición en nuestro departamento.

Vamos a realizar las Brigadas por la equidad para que los antioqueños nos unamos en torno a las personas que más nos necesitan, para ofrecerles acceso a recursos y bienes que deben mejorar su calidad de vida. Crearemos el programa Antioquia Solidaria, para que apalanque a las familias más vulnerables hasta que alcancen la posibilidad de gestionar su propio futuro.

La vivienda es fundamento de la vida digna, salud, estabilidad, ahorro e ingresos para las familias y las comunidades. Esta es la hora del fortalecimiento de la empresa Viva, constituida e impulsada en los gobiernos de Antioquia Nueva, para que en su nueva etapa impulsemos la construcción de ecoviviendas, que respondan a nuevos diseños y formas constructivas que propicien el uso de energías alternativas y formas de autogeneración eléctrica, como las que pueden realizarse con el uso de paneles solares. La dignidad de la vivienda se realiza en su hábitat: Viva será responsable de construir proyectos urbanísticos en los que las viviendas estén integradas a entornos sostenibles y protectores que inviten a la vida con dignidad, al encuentro y a la protección del entorno.

Unidos en defensa de la vida

En tanto el país avanza en la superación del conflicto armado, evidencia nuevas amenazas contra la vida que nos exigen romper con cualquier excusa, criterio, idea, que tienda a naturalizar los homicidios y otras formas de violencia.

Una sociedad que logre unir voluntades para forjar una cultura que valore cada vida humana, entienda cómo cuidarla y se esfuerce por protegerla es una sociedad llamada a tener más oportunidades. Por eso, la protección, defensa y cuidado de la vida de los antioqueños ha sido y seguirá siendo sustento de nuestra política pública de seguridad y convivencia, que equilibre las responsabilidades públicas con las garantías de seguridad y ciudadanas con la formación de una cultura para vivir juntos, en el respeto y la valoración de todos.

Trabajaremos junto a la fuerza pública para enfrentar las peores amenazas a nuestra seguridad humana y territorial, cumpliendo estrictos parámetros de respeto a los derechos humanos, y aprovechando las tecnologías que nos permitan mejorar el control territorial allí donde este tiene mayores exigencias.

Los homicidios de líderes sociales son uno de los grandes obstáculos para la superación del conflicto armado y representan una afrenta a las comunidades que ellos defienden. Ofrecemos nuestro respaldo a los líderes sociales, acompañamiento para que reciban protección y apoyo a las instituciones de justicia para combatir la impunidad en los crímenes contra ellos.

Trabajaremos con las autoridades municipales, las Fuerza Pública y el Gobierno Nacional para combatir las organizaciones criminales, sus cabezas y sus tentáculos en las rentas criminales, motor de la violencia. En nuestros gobiernos en Antioquia y Medellín redujimos los índices de homicidios a niveles históricos, demostrando que estas son metas que las sociedades pueden alcanzar. Ahora nos comprometemos nuevamente con este propósito.

Reconocer a las víctimas, garantizar sus derechos y crear condiciones para que recuperen su proyecto de vida es una prioridad que nos exige trabajar con sus organizaciones, escuchar sus necesidades, entender sus voces y ofrecer las posibilidades del Estado y la sociedad para restituirlas. Cumpliremos con la ley de víctimas y, como ya lo hicimos en la Alcaldía de Medellín, consolidaremos la institucionalidad que acompañe la atención a sus demandas y necesidades.

Valoramos y respetamos a la administración de justicia, por eso en un marco de pleno respeto por la separación de poderes, vamos a acompañar a jueces y magistrados en el cumplimiento de sus deberes a fin de emprender una lucha conjunta contra la impunidad, que favorece a la delincuencia, y los apoyaremos en sus peticiones al Legislador, para que el país haga los ajustes normativos necesarios para que la justicia pueda desplegar sus capacidades en el control y la sanción al crimen.

La vida de los antioqueños y colombianos también se pone en riesgo cuando los servicios de salud son inoportunos, deficientes o distantes. En nuestro gobierno en la Alcaldía de Medellín unimos voluntades con la Gobernación y Comfama para crear a Savia Salud. Nos comprometemos con su fortalecimiento, la ampliación de su cobertura, el mejoramiento de sus servicios y la excelencia administrativa para asegurar su sostenibilidad financiera.

En defensa de la vida de los antioqueños vamos a promover estilos de vida saludables, como medio para el disfrute de una vida duradera y sin enfermedad.

En este compromiso por la vida damos especial valor a las mujeres y los jóvenes. Ellas como fuente de vida y sus protectoras naturales van a tener un lugar central en la política de equidad, de manera que su dignidad sea reconocida y respetada por autoridades y ciudadanos, y que gocen de oportunidades a través de las cuales desarrollar sus potencialidades.

Como lo logramos en Medellín, trabajaremos en la construcción de una política de juventud que reconozca en los antioqueños que tienen entre 12 y 25 años a sujetos merecedores de oportunidades especiales y dignos de ser escuchados y tenidos en cuenta como miembros de esta sociedad participante. Acompañarlos, cuidarlos y potenciar sus capacidades es para nuestro gobierno una prioridad que atenderemos en todo momento.

En nuestros recorridos de campaña por el departamento nos encontramos con vigorosos movimientos que reconocen y valoran a los animales como seres con derechos, una perspectiva que nos alegra y compartimos. En el gobierno de Medellín todos por la vida tomamos decisiones que se tradujeron en el bienestar y la protección de los animales, enfoque que mantendremos en nuestra Gobernación y que vamos a realizar trabajando con la Asamblea Departamental, las alcaldías y los concejos de los municipios de Antioquia para impulsar un verdadero sistema de protección animal.

Unidos por la transparencia para vencer la corrupción

Junto a los colombianos que votamos masivamente la consulta anticorrupción y hemos protestado ante la evidencia de hechos de corrupción pública y privada que han esquilmado recursos comunes, nos comprometemos con la transparencia del Gobierno Departamental y sus dependencias en todas las actuaciones desde este primero de enero.

Nos complace, asimismo, reconocer el mismo compromiso de los alcaldes de los 125 municipios de Antioquia, la mayoría de ellos firmantes de los acuerdos subregionales en los hemos determinado el compromiso de trabajar conjuntamente para impulsar el desarrollo de nuestros municipios.

La transparencia se ejerce en el cumplimiento estricto de todas las exigencias de ley y se demuestra mediante ejercicios permanentes de rendición publica de cuentas, ante las corporaciones públicas, los órganos de control y los organismos de la sociedad participante, a los que ofrecemos nuestra colaboración a fin de que accedan y dialoguen con nosotros sobre la gestión pública del gobierno departamental y los gobiernos municipales.

A través del Centro de Información de Antioquia, Cifra, ofreceremos a la ciudadanía acceso a información actualizada y rigurosa sobre el estado de nuestro departamento y la gestión de la Gobernación y las alcaldías.

Este compromiso es también un llamado a la ciudadanía, al sector privado, a los contratistas, para que asumamos el cumplimiento de rigurosos códigos éticos que garanticen el cuidado de los recursos públicos, el cumplimiento de los cronogramas en la ejecución de proyectos y obras, y la igualdad para todos en la prestación de los servicios que son competencia de la Gobernación y los municipios.

La casa común está en riesgo

Como bien la ha llamado Su Santidad el papa Francisco, la tierra es la casa común cuyo futuro se encuentra en riesgo por fenómenos naturales explicados por la ciencia y por la intervención depredadora del hombre sobre sus ecosistemas. Nuestra Gobernación asume el compromiso con las actividades sostenibles en toda Antioquia como un acto de responsabilidad con las generaciones presentes y futuras y aspira a que los distintos agentes de desarrollo con acciones en departamento adquieran un compromiso semejante.

Respetamos la normatividad ambiental y acompañaremos a las corporaciones autónomas y a las autoridades nacionales a vigilar su pleno cumplimiento por todos los agentes que intervienen nuestros recursos naturales. Con este compromiso nos reconocemos dando un paso adelante hacia la construcción de esa sostenibilidad esperada. Pero este ya no es suficiente para revertir procesos que han afectado seriamente nuestro entorno natural, y entendemos la fuerte necesidad de emprender otras acciones que garanticen la sostenibilidad de la tierra.

Los más recientes estudios expertos del mundo han demostrado la creciente incidencia del transporte movido con combustibles tradicionales en el deterioro del aire que la humanidad respira, con severas consecuencias para la salud y la vida de los seres vivos.

Nos comprometemos con las formas de movilidad sostenible, vamos a promover el uso del transporte público como prioridad para las zonas con mayor contaminación y problemas de movilidad y como necesidad para aquellas que han de tomarlo como alternativa.

El uso de la bicicleta y otras formas de movilidad individual sostenibles, como los vehículos eléctricos, serán prioridad para nuestro gobierno departamental, esperamos tener la compañía de los congresistas antioqueños para impulsar el Estatuto de la Bici, que recoja en una sola norma todas las disposiciones sobre el ciclismo y la bicicleta, pero también de alcaldes y autoridades subregionales, para impulsar nuevas vías y formas de aprovechamiento de la bicicleta.

La riqueza de su geografía, sus pisos térmicos, la exuberancia de sus paisajes, la magnífica biodiversidad que nos maravilla, hacen de Antioquia un departamento ideal para el turismo sostenible que hoy se impone en el mundo. Vamos a crear la Secretaria de Turismo para desde ella generar condiciones y apoyar a los emprendedores que desarrollen las posibilidades del turismo receptivo en el departamento. Haremos del turismo una fortaleza para el empleo y el desarrollo de nuestras regiones.

Unidos por nuestros grandes proyectos

Antioquia es hoy meridiano de proyectos que están llamados a cambiar la cara de la economía regional y nacional. Asumimos el compromiso de apoyar su desarrollo con eficiencia, respeto por el medio ambiente y las comunidades.

Hidroituango es el más importante proyecto de generación hidroeléctrica en la historia de Colombia. Su pleno aprovechamiento impulsará el desarrollo nacional y regional. Con el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, nos hemos comprometido a superar la crisis y culminar la construcción de esta central hidroeléctrica.

Así como sucedió con el Metro de Medellín, la puesta en servicio de la Hidroituango es una meta del todo compatible con los ejercicios de revisión, análisis, comprensión y aprendizaje de fallas, errores y desaciertos que propiciaron la crisis de la central hidroeléctrica y aquellos en que se haya incurrido en el proceso de reconstrucción de la obra.

Las autopistas 4G atienden una vieja deuda con el desarrollo vial del departamento de Antioquia. Vamos a honrar los compromisos asumidos con la Nación para acompañar la culminación de estas obras, vigilando, eso sí, el cumplimiento de los más estrictos parámetros de seguridad y rigor en la construcción de los proyectos, de ejecución de los contratos y vigencia de las concesiones.

El túnel Guillermo Gaviria Echeverri en el boquerón del Toyo es la materialización de décadas de análisis sobre las barreras de la antigua carretera al Mar, que en la práctica alejaban a Urabá del centro del departamento. Avanzaremos en este trascendental proyecto en el que nos hemos unido la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía de Medellín y el Gobierno Nacional, y buscaremos los acuerdos necesarios con el Gobierno Nacional para logar la financiación y ejecución del acceso oriental entre Santa Fe de Antioquia y Giraldo.

El desarrollo del sistema portuario de Urabá es la oportunidad para que el centro y el occidente de Colombia accedan al Mar Caribe realizando así sus posibilidades de participar en los mercados globales en condiciones de competitividad. Trabajaremos con los gestores de este sistema de puertos para impulsar su construcción en un marco de armonía con las comunidades vecinas y el medio ambiente. El sistema portuario de Urabá es trascendental para Medellín, Antioquia y Colombia.

Unidos en la Agenda Antioquia 2040

A Nelson Mandela y Abraham Lincoln los une su calidad de constructores de paz; también la firmeza y claridad con que asumieron sus responsabilidades con la construcción de futuro para sus pueblos. A ellos los recordamos por las ideas que nos dejaron sobre el futuro. Mandela afirmando que “hoy es hoy, el pasado es pasado, toca mirar el futuro ahora” y Lincoln con la sabia sentencia que proclama que “la mejor forma de predecir el futuro es construyéndolo”.

Acompañada por la ONU y la comunidad internacional, la humanidad avanza en el cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que recogen las aspiraciones comunes con la equidad, la superación de la miseria, la protección del medio ambiente, la democracia, la paz y el crecimiento económico. Nuestro gobierno se compromete con la humanidad en el cumplimiento de sus obligaciones con los ODS y hace propio el interés de forjar para Antioquia un sistema de objetivos propios que constituyan la agenda que como sociedad nos comprometemos a impulsar y cumplir.

Para establecer nuestras expectativas y metas de futuro, vamos a convocar a los antioqueños para que en amplio proceso de participación aportemos nuestras ideas y propuestas, a fin de que juntos construyamos la Agenda Antioquia 2040, que definirá el norte que buscaremos para forjar ese futuro común que vamos a construir entre todos y que a todos nos va a dar nuevas esperanzas.

Asumimos un compromiso por y con los antioqueños

Para nosotros es un honor contar con su presencia en esta fecha en que asumimos de nuevo el reto de aglutinar compromisos y capacidades de los antioqueños para escribir una nueva página de nuestra historia, recordando el compromiso que hace 200 años asumieron los patriotas colombianos que nos dieron la Independencia que inició con la victoria de la batalla de Boyacá y se consolidó en la victoria de Chorros Blancos, batalla en la que el general José María Córdova contuvo la segunda reconquista española.

Señor alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, agradecemos la presencia con que ratifica la disposición que como gobernantes electos tuvimos para reconocer que los caminos de Antioquia y Medellín están profundamente imbricados, generando que “si a Antioquia le va bien, a Medellín le va bien, y si a Medellín le va bien, a Antioquia le va bien”.

Además de nuestra geografía compartida, como alcalde y gobernador somos socios y aliados en numerosas iniciativas, instituciones y proyectos como el Metro de Medellín, Hidroituango, Area Metropolitana, Túnel Guillermo Gaviria Echeverri, SAVIA Salud, entre otros. Cuente usted con nuestra voz y colaboración para que estas iniciativas conjuntas se consoliden como pilares de nuestra región.

Como ya lo mencioné, la mayor parte de los 124 alcaldes de los restantes municipios de Antioquia, suscribieron con nosotros los acuerdos subregionales que recogen los principios comunes en pro de la vida, la equidad, la transparencia, la unidad y la sostenibilidad. Para el Gobernador de Antioquia, cada alcalde, cada municipio, es un aliado con quien trabajar a partir de acuerdos efectivos y transparentes que permitan unir esfuerzos y potenciar el desarrollo local.

Valoramos y acompañaremos los esfuerzos en curso, y aquellos que surjan en adelante, que favorezcan la asociatividad de entidades municipales y sus dependencias. La creación de áreas metropolitanas y provincias contarán con nuestro apoyo y asesoría.

Señores diputados a la Asamblea Departamental, ustedes y nosotros hemos recibido de los antioqueños el mandato de trabajar durante los próximos cuatro años para impulsar la unidad y el desarrollo integral de nuestro departamento. Contamos con su voz, experiencia y voluntad, para construir juntos las ordenanzas y generar la deliberación pública que atiendan las expectativas de nuestra población y respondan a sus problemas.

Señores congresistas, valoro con sinceridad el inmenso aporte que unidos podemos hacer al desarrollo de Antioquia y Colombia. Contamos con su consejo y apoyo para impulsar los grandes proyectos y atender los problemas de los antioqueños que nos demandan intervenciones y transformaciones del legislativo.

Gobierno Nacional

Antioquia es cada uno de sus líderes y ciudadanos.

Gracias a quienes han caminado con nosotros

En este momento tan enaltecedor para nuestra vida, rendimos homenaje de gratitud a los antioqueños y antioquañas.

GEM / JEA – Amistad. Amigos.

Hoy miramos al cielo para recordar y ratificar nuestro compromiso con el legado de Guillermo Gaviria Echeverri, nuestro padre y ejemplo de trabajo, rectitud y compromiso con el servicio a la sociedad, y a Guillermo Gaviria Correa, hermano que nos mostró el camino del servicio público como el necesario para construir las transformaciones que nuestra sociedad merece disfrutar. Guillermo representa el sentido del deber de mis hermanos y hermanas, a ellos mi amor, admiración y gratitud.

Adela, madre, tu vida ha sido ejemplo de generosidad, entrega por los demás, y valentía ante las adversidades; tus lecciones son de amor por Antioquia y nuestras gentes, y tu huella, la de la ternura y la bondad. Hoy agradecemos tu vida y nos comprometemos a respetar y honrar las enseñanzas que nos has dado y sigues dándonos.

Claudia, compañera y apoyo en la vida y en el ejercicio público. Admiramos la energía, la creatividad, la pasión, desplegadas en apoyo a nuestra gestión en Antioquia y Medellín; con inteligencia, comprensión y gran amor, has fortalecido los emprendimientos de nuestras mujeres, creando nuevas oportunidades para ellas y sus familias.

Emiliana, Guillermo, Adela, Ismael, adorados hijos. Perdón por el tiempo que ahora no será para ustedes. Aspiro a que ese doloroso déficit sirva para sembrar en ustedes una firme convicción: solo hay una forma de vivir la vida, sirviendo a los demás.

A eso invito a todo mi equipo y a todos los servidores públicos de la Gobernación de Antioquia: a servir con alegría.

Imploramos a la bendición y pedimos a Dios y a la Virgen Santísima nos ilumine con dones de sabiduría, amor, valor y fe para gobernar bien a nuestra gente y nuestra tierra.
Dios bendiga a nuestra amada Antioquia.
Parques del Río Medellín, 1 de enero de 2020

 

Departamentos Administrativos