log in

Control del Caracol africano puede ser implementado por las comunidades de forma segura

Corantioquia y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de Antioquia lideran acciones de educación para el control del Caracol africano.

El protocolo de control se da a conocer luego de la reactivación de la Mesa Interinstitucional para el Tratamiento del Caracol Africano (MITCA) en el Occidente antioqueño. 

Tras la reactivación de esta mesa se acordaron medidas de control que pueden ser implementadas de forma segura por las comunidades. La decisión fue resultado de reunión realizada entre funcionarios de Corantioquia, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural del Departamento, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), el SENA y las Unidades Municipales de Asistencia Técnica Agropecuaria (Umata) de varios municipios. 

Las entidades hacen un llamado a las personas para que aprendan a identificar la especie y protejan a otras nativas que pueden ser similares al africano, pero que son indispensables para los ecosistemas. Es el caso del Caracol manzana (Megalobulimus oblongus), caracterizado por tener un borde rosado que sobresale en la parte inferior de su concha. 

Expertos también reiteran un mensaje de tranquilidad; si bien el caracol africano tiene efectos negativos sobre cultivos y ecosistemas, y podría ser transmisor de vectores nocivos para la salud humana, su control resulta sencillo y seguro, siguiendo las recomendaciones de las autoridades en la materia.

El Caracol africano tiene cuerpo café oscuro, gomoso, con cuatro tentáculos, una concha que presenta líneas longitudinales color crema, café y violeta y puede medir hasta 20 cm de longitud y 8 cm de alto. Se alimenta de residuos de alimentos, cosechas, hojas en descomposición y heces, por lo cual es indispensable tener un buen manejo de residuos para evitar que el animal se establezca. 

Protocolo de manejo y disposición final 

La recolección debe ser realizada por adultos con medidas de protección como el uso de guantes y bolsas plásticas, tener los pies cubiertos y proteger las vías respiratorias, en lo posible con el uso de tapabocas. Es importante enseñar a los niños a reconocerlo y evitar el contacto con el caracol.

1. Recoger manualmente los caracoles de todos los tamaños, incluso conchas de individuos muertos.

2. Introducirlos en un recipiente plástico, en una solución de agua con sal o cal, ¾ partes de agua y ¼ parte de sal o cal, verificando que los caracoles queden totalmente cubiertos con la solución.

3. Dejar sumergidos los caracoles durante 5 horas.

4. Abrir un hueco en tierra, de 50 cm de profundidad, lejos de fuentes hídricas; depositar los caracoles aplastándolos o triturándolos a medida que se meten al hueco. Cubrirlos con tierra y agregar más cal 10 cm antes de cubrir completamente el hueco con más tierra.

5. Señalizar el hueco y evitar que otros animales desentierren los caracoles. El lugar no se podrá utilizar para siembra u otras actividades sino hasta 5 meses después de la disposición de los caracoles.

6. Lavar muy bien las manos y brazos con abundante agua y jabón; desechar los elementos de protección utilizados durante la recolección.

7.No se recomienda el uso de molusquicidas, dado que pueden afectar a las personas y animales de compañía; además de resultar costoso, no es un método efectivo.

Las anteriores medidas se deben aplicar de forma inmediata. La Gobernación de Antioquia y Corantioquia acompañarán a las administraciones municipales y a las comunidades en la pedagogía necesaria para el efectivo control. Además, se invitará a la Secretaría de Salud Departamental a integrar la mesa de trabajo y se continuará brindando la información suficiente a la comunidad sobre qué hacer ante la presencia del caracol africano.

Audio: Jun 25 Ana Ligia Mora, directora Corantioquia

Audio: Jun 25 Alexander Osorio Zaras

Información para periodistas
Gladys Orozco Soto / Profesional de prensa Corantioquia
Tel: 4938888 ext. 1632. Cel: 3002010600

Departamentos Administrativos