log in

Elogio a la mujer afrodescendiente

  • • Soy joven, soy mujer y lo mejor de todo es que soy mujer afrodescendiente. Descubrí esto cuando ingresé a la universidad alrededor de los 17 años. Antes no sabía el significado de mi cabello, ni el poder del color de mi piel, tampoco de mi fuerza interior que tal vez es herencia de mis ancestros africanos.

Fue en el espacio académico donde conocí otras mujeres como yo. No solo estudiantes sino también mujeres destacadas como la poeta Mary Grueso Romero, la líder Ana Fabricia Córdoba (Q.E.P.D), la maestra Teresita Gómez, la activista social Francia Márquez, la artista Yndira Perea Cuesta, la investigadora Aurora Vergara, por mencionar algunas. Aunque no son reconocidas masivamente, cada día realizan un gran aporte a la sociedad desde sus diferentes saberes.

La conmemoración del Día de la Mujer Afrodescendiente, afrocaribeña y de la diáspora, se convierte en un momento ideal para recordar que aunque las mujeres afro hemos sido doblemente discriminadas, la educación y el deseo de un mundo mejor nos ha impulsado a trabajar en pro de nuestras comunidades, recordando además que nuestras luchas no han sido en vano.

Aunque falta todavía mucho camino por recorrer para alcanzar esos sueños, nuestra generación tiene un compromiso con la sociedad. Y es conservar nuestros legados y no permitir que lo que con tanto esfuerzo lograron nuestros antepasados se pierda en medio de las banalidades en las que vive actualmente la humanidad.

Empecemos por ejemplo con nuestros niños, sean hijos, sobrinos, ahijados, hermanos. Enseñémosles que nuestros labios gruesos no son sinónimo de fealdad, que nuestro cabello ensortijado representa que somos únicos, que nuestra cultura es diversa y es nuestro mayor tesoro. Enseñémosles también que nuestra inteligencia y creatividad es superior a los estigmas. Mostrémosles a nuestros afro referentes, contémosles nuestra historia, aquella que debería enseñarse desde las escuelas pero que solo algunos de nuestros maestros afro lo hacen.

Ahora yo también soy mamá, mi hija dentro de algunos años también se convertirá en mujer afrodescendiente, y el mayor deseo que tengo es que el empoderamiento de su etnia sea tan grande para que ella también se convierta en una mujer afro de referencia y ejemplo para muchas otras.

Vanessa Márquez Mena
Directora y fundadora Revista Vive Afro
www.revistaviveafro.com

¡Antioquia Piensa en Grande conmemora el
Día Internacional de la Mujer Afrolatina!

Departamentos Administrativos