log in

Un chocoano defendiendo el territorio antioqueño

Un chocoano recogiendo firmas para apoyar la idea de que Belén de Bajirá siga en Antioquia. Ese fue el rumor que se escuchó en Bello hace una semana. No era mentira. Se trata de Luis Enrique Palacio, un hombre de 75 años que gastó los únicos tres mil pesos que tenía sacando fotocopias para que todos firmaran a favor de la idea del gobernador Luis Pérez Gutiérrez.

Nació en Quibdó, exactamente en el corregimiento de Putumedo. A los siete años pisó tierra antioqueña por decisión de su tía preferida. Dejó a sus padres “por allá” pero los tuvo presentes desde lejos.

En su infancia nunca escuchó el nombre Belén de Bajirá en su territorio, incluso, pensó que se trataba de una broma cuando se enteró que Chocó estaba reclamando esas montañas. Dice que no es “traicionero”, sino que su madre le enseñó a ser honesto.

Comenta que la mayor felicidad de sus padres fue cuando llegó la luz eléctrica a Chocó. Antioquia le puso los primeros bombillos y muchos habitantes tuvieron la oportunidad de conocer un televisor y prender la radio para escuchar qué pasaba en otros lugares.

No se cambia por nadie desde que vive en Bello. Se siente antioqueño de pies a cabeza. Le gustan el himno, el escudo, los colores y los habitantes. Cuando llegó todos los acogieron como si se tratara de un hermano. El valor de la unión solo lo conoció aquí.

A sus padres los visitaba sagradamente tres veces al mes. Se iba en los camiones que transportaban mercancía hasta Putumedo, entre papas, maíz o arepas. Llegaba oliendo a antioqueño y no se bañaba para que el aroma no se le quitara.

Ha sido más de acá que de allá, pero no tiene ningún problema en decir que quiere más a Antioquia y a su gobernador. Tiene un compromiso con sus pobladores y es no traicionar la casa que le dio una segunda oportunidad.

Cuando se enteró que estaban recogiendo firmas para que no despedazaran al Departamento, no dudó en sacar los últimos pesos que tenía para conseguir más fotocopias. No las alcanzó a llenar porque lo cogió la noche, pero la intención fue válida. Su padre Manuel Morcillo murió amando a Antioquia. Agradeció que Luis Enrique acabó de crecer en este espacio. Tenía el corazón dividido, pero de las dos partes se sentía orgulloso.

“Cuando algo está mal hecho, hay que corregir hasta a la mamá”, esa es la respuesta que da cuando le pregunto por qué defiende a Belén de Bajirá siendo del Chocó. Llegó a la Gobernación de Antioquia para ver como las 40 firmas que recogió, se evidenciaban en las cifras finales.

Entre el 1.366.876 de nombres que dijeron sí por la unidad y la dignidad del Departamento, se encuentra los de “Lucho”. Se dio por bien servido, puso su firma en honor a sus padres chocoanos y a su corazón que ama estas montañas. Las hojas que le sobraron las tiene en su casa por si a sus nietos les vuelve a tocar esta situación; al menos, tendrán muchas fotocopias para trabajar sin límites por el territorio.

Medellín, 11 de julio de 2017
Escrito por: Érica Yasmín Zapata Vásquez
Revisó: Jorge Alberto Velásquez

Departamentos Administrativos