log in

Con sangre chocoana y corazón antioqueño

Su cultura revela que es más de allá que de acá, pero las apariencias engañan. Aunque la mayoría de su familia habita en El Chocó, a él Antioquia le abrió las puertas del progreso.
Es peluquero desde que su matrimonio se acabó. Llegó a Belén de Bajirá para cambiar su vida. Cuchillas y peinetas fueron sus acompañantes de aventura y hoy son el reflejo de que se vale soñar y más si es en Antioquia.

Eliécer Bedoya es uno de los 13.000 habitantes del corregimiento de Belén de Bajirá, del municipio de Mutatá. Hace 16 años pisó estas tierras cuando no eran más que el reflejo de un pueblo que salía adelante con sus propias manos.
Recuerda que ni el polvo de las calles ni la falta de escuelas con calidad lo limitaron para creer que podría lograr mucho en este pueblo, por el que según él, casi nadie daba un peso.

Gran parte de su familia está en el Chocó y no los conoce porque recién nacido fue llevado a Apartadó. Desde ahí los únicos parientes que recuerda son sus padres. Por cosas del destino, resultó al otro lado de la tierra de sus ancestros. Admira a Antioquia desde pequeño por las historias que su mamá le relataba de este departamento, en las cuales destacaba el empuje de sus habitantes y el respeto por su progreso.
Incluso, ella tomó la decisión de cambiarse de vivienda para que sus hijos tuvieran el honor de cantar el Himno Antioqueño y estudiar en sus centros educativos. Hoy ese sueño es realidad.

Muchos de los versos del himno los plasma en la cabeza de los clientes que se lo piden. Está dispuesto a toda clase de retos y sabe que con una cuchilla puede reflejar que el amor no se pide sino que se gana. Chocó lo vio nacer, pero Antioquia estuvo con él en las malas.

Tiene tres hijos y todos estudian en Medellín. Siente que cumplió su labor como padre y que los dejó en buenas manos. Desde Belén de Bajirá trabaja, no solo para cambiar la realidad de este territorio, sino para sacarlos adelante, aun cuando los separen algunas montañas.

Sigue amando al Chocó pero dice que es de Antioquia. “Uno no es de quien lo engendra sino de quien lo cría”, explica mientras un cliente le pide un nuevo corte. El trabajo no le falta y sueña que con el dinero algún día pueda ir a buscar a sus familiares. Para Eliécer no existen barreras. A su peluquería llega toda la clase de personas y entre ellas se resaltan gran número de chocoanos. Se quiere quedar en Antioquia, un departamento que entre montañas le da la ilusión de Pensar en Grande.

Gobernación de Antioquia
Oficina de Comunicaciones
Escrito por: Érica Yasmin Zapata Vásquez
Revisó: Jorge Alberto Velásquez B.
Belén de Bajirá, 7 de junio de 2017

Departamentos Administrativos